(213) 482-2040

Solicitantes de asilo en Tijuana, septiembre de 2019. Foto: Elliot Spagat/AP

John Harvey Taylor

A MEDIDA QUE COMIENZA  la época de Adviento, saludos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo al pueblo de Dios en la Diócesis Episcopal de Los Ángeles.

Estas semanas ocupadas nos guían inevitable y gloriosamente hacia la Navidad. La fiesta de la Natividad ocurre en una fecha que la gente fiel eligió durante los tiempos del Imperio Romano. Coincidió con las celebraciones de otras tradiciones, así como con el solistico de invierno en el calendario romano. Pero también se nos recuerda durante el Adviento que Jesucristo regresará en gloriosa majestad en el momento que Dios elija.

Adviento refleja la previsibilidad de Navidad con la casualidad de la imaginación infinita de Dios.

El evangelio enseña que Cristo tiene la intención de interrumpir todos nuestros rituales y rutinas, mientras trabajamos en el mundo o en casa (Mateo 24: 36-44). Y cuando Jesús venga de nuevo, el profeta sugiere, y espera vernos exhibiendo los valores de Dios y andando en los caminos de Dios, siendo personas de paz, justicia y luz (Isaías 2: 1-5).

Nuestras disciplinas de Adviento son tranquilas y con aguda vigilancia. Bajando la guardia y eliminando nuestra ceguedad. Conociéndonos a nosotros mismos, en la manera que hayamos sido formados y cómo Cristo nos invita a hacer una diferencia, en todo momento. Celebrando nuestros éxitos, aprendiendo de nuestros errores y mejorando cada día.

Sobre todo, estar despierto.

En la reciente cumbre fronteriza en Tucson, una de las oradoras, Sarah Eary de Servicios Sociales Luteranos, dijo que cree que cuando se trata del tema de la inmigración, América se ha quedado dormida.

No solo se refería a nuestros debates rencorosos y paralizantes sobre la política de inmigración y asilo. Las iglesias que visita en el área de Phoenix tienen miembros con una amplia gama de creencias políticas. Ella le dice a la gente que no le importa lo que piensen sobre política. Solo le importa si usan sus desacuerdos políticos como una excusa para la inacción. La vida de las personas está bajo juego en la frontera, les dice. Ve a buscar a alguien para ayudar en el nombre de Cristo. Alguien para alimentar y albergar. Algo por que abogar o protestar.

Solo despierta, dice Sarah. Experimenta a Cristo entrando y luego actúa, para que Cristo se manifieste.

El año de la iglesia que comienza esta semana también será un año político trascendental en los Estados Unidos. Estar alertas. Estar despiertos. Estar vigilantes. Como sea que lo llamemos, es mejor que estar dormidos. Que el espíritu de Cristo esté con todos nosotros durante nuestra larga temporada de discernimiento personal, local y nacional.

Cada uno de nosotros tendrá nuestras propias resoluciones de Adviento. Aquí están los míos. Este año, estoy orando para ser:

• Despierto hacia a mi familia, amigos y compañeros de trabajo, quienes, cuando me ponga la armadura de la luz, serán los primeros en disfrutar de su resplandor.

• Despierto hacia mi curiosidad natural sobre las narraciones de todos los que conozco, cada uno de ellos un capítulo precioso y único en la historia que se desarrolla de nuestro Dios en Cristo.

• Despierto hacia una mejor atención a aquellos cercanos que están inseguros de comida y vivienda.

• Despierto hacia las oportunidades de aprovechar los recursos de nuestra diócesis y sus 200 instituciones para la gloria de Dios y el cuidado del pueblo de Dios, sosteniendo la Iglesia mediante la gracia de Dios.

• Despierto hacia mi propio temperamento y motivos.

• Despierto hacia la responsabilidad por las formas en que mi privilegio y poder me han favorecido y perjudicado a mi vecino.

• Despierto hacia todos los muros que construimos, cada uno de los cuales es un obstáculo para la justicia de Cristo: barreras de origen étnico, idioma, cultura, orientación, identificación, edad, nivel socioeconómico, capacidad física y mental y geografía.

• Despierto para ver, defender, servir y sacrificar para todos los marginados, chivos expiatorios, oprimidos y descuidados, especialmente aquellos que vienen a la frontera de los Estados Unidos en busca de una vida mejor para ellos y sus familias.

• Despierto a todos los que están solos y aislados.

• Despierto hacia los inocentes quienes están en peligro, donde sea y quienes sean, especialmente cuando el peligro proviene de sistemas en los que consiento o de los que me beneficio.

• Despierto para aprender a ser un cristiano mejor educado y a nuevas oportunidades para modelar mi fe públicamente.

• Despierto a la invitación de Dios a orar durante todo el día, ya que el espíritu de Cristo siempre está trabajando para unir todas las cosas para los propósitos de Dios, y para estudiar diariamente las Sagradas Escrituras usando las herramientas de la erudición bíblica iluminada.

• Despierto a las oportunidades de lazos más profundos con socios ecuménicos e
interreligiosos, recordando que las conversaciones con aquellos que entienden y siguen a Cristo de maneras diferente a las mías serán las más difíciles.

• Despierto al potencial para el trabajo ecuménico e interreligioso que promueve las virtudes evangélicas de paz, justicia, rectitud, amor y servicio a la creación entera de Dios.

• En este año electoral, despierto para ser un agente de las soluciones que quiero: aprender de aquellos que no están de acuerdo conmigo, apoyar y trabajar por las causas y los candidatos que favorezco, y modelar el compromiso cívico que es esencial para el testimonio cristiano, siempre comportándose ” honorablemente ” y no “en disputas o celos “(Romanos 13: 11-14).

• Despierto a la defensa allegada a casa con los líderes de mi ciudad y condado, especialmente cuando se trata de provisiones para personas sin hogar y la inseguridad de la vivienda.

• Despierto al mandamiento cívico que escucho como ciudadano a oponerse a todos los que están en el poder que dificultan el voto de las personas.

• Despierto a mi fe en la Resurrección y la promesa del evangelio de que la oscuridad nunca vencerá la luz de Cristo.

• Despierto a mi vocación primaria como un servidor sacrificado de mi Dios en Cristo.

Dios Todopoderoso, danos gracia para desechar las obras de las tinieblas y ponernos la armadura de la luz, ahora en el tiempo de esta vida mortal en la que tu Hijo Jesucristo vino a visitarnos con gran humildad; que, en el último día, cuando venga nuevamente en su gloriosa majestad para juzgar tanto a los vivos como a los muertos, podamos resucitar a la vida inmortal; a través de aquel que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, ahora y para siempre. Amén.

Suyo en Cristo en Adviento

El Reverendísimo John Harvey Taylor
Obispo de Los Ángeles