(213) 482-2040

The monastery of the Community of Divine Love in San Gabriel. Photo: John Taylor

Jesus said, “For where two or three are gathered in my name, I am there among them.”   —Matthew 18:20

Last weekend and on the third Sunday in Lent, lay and ordained leaders at parishes and missions in the Diocese of Los Angeles rose magnificently to the challenge of balancing state and local authorities’ guidelines for combating the COVID-19 outbreak with the spiritual and practical needs of their members. Some went ahead with corporate worship. Others switched to worship on-line. Many did both.

This week, we confront a substantially changed landscape. A consensus has formed that self-isolation is the only way to blunt the pandemic. The federal government and some local authorities now discourage or ban all gatherings of more than ten people. The State of California has asked those 65 years old and older to self-quarantine. As a result, I am now working at home, while giving thanks for all who are enduring massive disruption in their lives for the sake of those who are most at risk.

For these reasons, I am suspending all in-person worship in the Diocese of Los Angeles at least through Easter Day, April 12. This restriction also applies to all on-campus meetings, Bible studies, fellowship meals, and other activities.

In a message to The Episcopal Church today, Presiding Bishop Michael Curry wrote, “I believe that suspension of in-person public worship is generally the most prudent course of action at this time, even during Holy Week and on Easter Day. I am also mindful that local situations vary. Bishops must make this determination on the duration of said suspension in their respective dioceses, based on the public health situation in their context and the recommendations or requirements of government agencies and officials.” In the spirit of Bishop Curry’s statement, I will alert you if and when improving conditions in our diocese warrant shortening the duration of the suspension.

This is not to say worship and praise of our God in Christ and service to our neighbors in need will cease. We need our faith, and the world needs the church, now more than ever. Last weekend, many became instant experts in live-streaming worship services. Go here to watch an instructional video or find written instructions. All you need is a cell phone and Facebook account and, if available, a tripod and external microphone.

If your church isn’t live-streaming worship — or if it is, and you’re hungry for even more of the gospel — look for another service to watch. As I did last Sunday, I’ll offer a service of Morning Prayer from my home this Sunday, March 22 at 10 a.m.; watch it here. If you can, have The Book Of Common Prayer handy (on-line or in the old-fashioned way) to make it easier to participate in the service. You can also find Morning and Evening prayer services for your computer here in both English and Spanish. To read my sermon from last Sunday, about Joseph’s optimism and flexibility in the face of crisis and chaos, go here.

Bishop Bruce, Canon McCarthy, and I will write again on Wednesday with administrative and financial guidance for leaders of congregations. On Thursday, we’ll send everyone the first of a series of special editions of our “Resource Roundup” containing ideas for worship, teaching, and service.

For now, a few more guidelines for lay and ordained ministers in the days and weeks ahead:

  • I invite you to find a prudent way to keep the doors of your churches open on Sunday morning so individuals or small family groups can visit for socially distanced prayer, meditation, and pastoral conversation. No more than ten people should be in the building at the same time.
  • If you have a wedding scheduled, please give the couple the options of postponing the ceremony or bringing their witnesses for a private ceremony comprising no more than five people, including the officiant. All participants must be healthy and under the age of 65 and observe rules about hygiene and social distancing.
  • If a funeral can’t be postponed, you may conduct a private ceremony with socially distanced, healthy immediate family members. No more than ten people may be present, including the officiant.
  • Think creatively about ways to make sure every member of your church gets a check-up phone call once a week. Those in nursing homes, now unable to receive most visitors, should get more than one call a week. Many churches have members 65 or older who live alone and are now confined to their homes. Please make sure other members call them and offer to do food shopping and pick up prescriptions.
  • In keeping with the paramount value of public safety, do your best to continue existing service ministries, especially feeding programs. The need will only grow more urgent in these times. Volunteers and staff should be under 65 and healthy, practicing rigorous hygiene and social distancing. Hot meals served inside should be discontinued in favor of outside distribution of foodstuffs and bagged meals.
  • Church leaders should use their own discretion when it comes to third-party meetings on their campuses. For the most part, they should be postponed. Special care must be taken with 12-step meetings. Some groups are scheduling on-line meetings. But not everyone who depends on a meeting on your campus may have a backup plan. Any 12-step meeting should have no more than ten people, all healthy and under 65, committed to hygiene and social distancing.
  • We’ll have more to say tomorrow about church operations and finance. For now, staff members who can work from home should do so. Those over 65, lay and ordained, should self-isolate. Let us know if you need suggestions about supply clergy.

Until this crisis abates, we are responsible for one another’s health and thriving. One authority I read over the weekend said that each of us should behave as though we’re sick – as though we embody the virus. If I do, and if I act with the love of Christ, then I won’t do anything that would put a neighbor at risk. It’s a Lenten notion, when you think about it. In the old prayer book, in the General Confession, we’d say, “There is no health in us.”
And yet the gospel commands us to behave at all times as though we embody our God in Christ — as though we’re vessels bearing not the illness but the cure. We resolve the paradox by remembering that we follow a savior who poured himself out for a suffering world and whose Resurrection invites our own sacrifice while ensuring our safety.

This isn’t an invitation to recklessness. Don’t risk your or anyone’s health. But do be emotionally and theologically reckless. In these Lenten and crisis days, don’t miss any opportunity to talk to God, serve a sibling, repair a relationship, or study and meditate on God’s holy word. And remember our Lord’s promise, in good times and especially bad times: “I am with you always, to the end of the age.”

A Collect for COVID-19

God of all creation, whose people prepared a tabernacle for you and carried it with them through the wilderness so they would never be alone: If we must venture into a landscape transformed by crisis, may we be living vessels of your mercy, grace, and love. Remind us to carry our treasure gingerly, with a respectful four cubits between ourselves and all the other tabernacles. Make of us big cans of friendliness, patience, and forgiveness in parking lots and the marketplace. May we be balm for the sick, isolated, and overlooked and a bitter pill for those in power who do not promote what is best for all your people. In Christ’s name we pray. Amen.


Salud y Fuerza en la Comunidad IV

Un mensaje del Obispo John Harvey Taylor

17 de marzo de 2020   San Patricio

Jesús dijo: “Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. —Mateo 18:20

El pasado fin de semana y en el tercer domingo en Cuaresma, los líderes laicos y ordenados en parroquias y misiones en la Diócesis de Los Ángeles se elevaron magníficamente al desafío de equilibrar las pautas de las autoridades estatales y locales para combatir el brote de COVID-19 con las necesidades prácticas y espirituales de sus miembros. Algunos siguieron adelante con la adoración corporativa. Otros cambiaron a adorar en línea. Muchos hicieron las dos cosas.

Esta semana, nos enfrentamos a un panorama sustancialmente cambiado. Se ha llegado a un consenso de que el autoaislamiento es la única forma de mitigar la pandemia. El gobierno federal y algunas autoridades locales ahora desalientan o prohíben todas las reuniones de más de diez personas. El estado de California ha pedido a la gente mayores de 65 años que se pongan en cuarentena. Como resultado, ahora estoy trabajando en casa, mientras doy gracias por todos los que están sufriendo interrupciones masivas en sus vidas por el bien de los que están en mayor riesgo.

Por estas razones, suspenderé toda adoración en persona en la Diócesis de Los Ángeles al menos hasta el Día de Pascua, 12 de abril. Esta restricción también se aplica a todas las reuniones en el campus, estudios bíblicos, comidas en grupo y otras actividades.

En un mensaje a la Iglesia Episcopal hoy, el Obispo Primado Michael Curry escribió: “Creo que la suspensión de la adoración pública en persona es generalmente el curso de acción más prudente en este momento, incluso durante la Semana Santa y el Día de Pascua. También estoy consciente de que las situaciones locales varían. Los obispos deben tomar esta determinación sobre la duración de dicha suspensión en sus respectivas diócesis, en función de la situación de salud pública en su contexto y las recomendaciones o requisitos de las agencias y funcionarios gubernamentales “. En el espíritu de la declaración del Obispo Curry, le alertaré si y cuando las condiciones mejoradas en nuestra diócesis justifiquen acortar la duración de la suspensión.

Esto no quiere decir que la adoración y alabanza a nuestro Dios en Cristo y el servicio a nuestros vecinos necesitados cesarán. Necesitamos nuestra fe, y el mundo necesita la iglesia, ahora más que nunca. El fin de semana pasado, muchos se convirtieron en expertos instantáneos en servicios de adoración en vivo. Vaya aquí para ver un video instructivo o encontrar instrucciones escritas. Todo lo que necesita es un teléfono celular y una cuenta de Facebook y, si está disponible, un trípode y un micrófono externo.

Si su iglesia no está transmitiendo en vivo la adoración, o si lo está haciendo, y tiene apetencia de aún más del evangelio, busque otro servicio para ver. Como lo hice el domingo pasado, ofreceré un servicio de oración matutina desde mi casa este domingo 22 de marzo a las 10 a.m. Mírenlo aquí. Si puede, tenga a mano El Libro de Oración Común (en línea o de la manera tradicional) para que sea más fácil participar en el servicio. También puede encontrar los servicios de oración matutinos y vespertinos para su computadora aquí en inglés y español. Para leer mi sermón del domingo pasado, sobre el optimismo y la flexibilidad de José ante la crisis y el caos, vaya aquí.

La Obispa Bruce, la canóniga McCarthy y yo volveremos a escribir el miércoles con orientación administrativa y financiera para los líderes de las congregaciones. El jueves, enviaremos a todos la primera de una serie de ediciones especiales de nuestro “Resumen de recursos” que contiene ideas para la adoración, la enseñanza y el servicio.

Por ahora, algunas pautas más para ministros laicos y ordenados en los próximos días y semanas:

  • Los invito a encontrar una manera prudente de mantener abiertas las puertas de sus iglesias los domingos por la mañana para que las personas o los grupos pequeños familiares puedan visitar para rezar, meditar y conversar pastoralmente mientras manteniendo la distancia social. No más de diez personas deben estar en el edificio al mismo tiempo.
  • Si tiene una boda programada, brinde a la pareja la opción de posponer la ceremonia o llevar a sus testigos a una ceremonia privada que incluya no más de cinco personas, incluido el oficiante. Todos los participantes deben ser saludables y menores de 65 años y observar las reglas sobre higiene y distanciamiento social.
  • Si no se puede posponer un funeral, puede llevar a cabo una ceremonia privada con familiares inmediatos saludables y socialmente distanciados. No más de diez personas pueden estar presentes, incluido el oficiante.
  • Piense creativamente sobre las maneras de asegurarse de que cada miembro de su iglesia reciba una llamada telefónica para consultar con ellos una vez por semana. Aquellos en hogares de ancianos, que ahora no pueden recibir la mayoría de los visitantes, deben recibir más de una llamada por semana. Muchas iglesias tienen miembros de 65 años o más que viven solos y ahora están confinados en sus hogares. Asegúrese de que otros miembros los llamen y ofrezcan comprar alimentos y recoger prescripciones médicas.
  • Para mantener el valor primordial de la seguridad pública, haga lo posible por continuar con los ministerios de servicio existentes, especialmente los programas de alimentación. La necesidad solo se volverá más urgente en estos tiempos. Los voluntarios y el personal deben ser menores de 65 años y estar sanos, practicar higiene rigurosa y distanciamiento social. Las comidas calientes que se sirven en el interior deben descontinuarse a favor de la distribución externa de alimentos y comidas en bolsas.
  • Los líderes de la Iglesia deben usar su propia discreción cuando se trata de reuniones de terceros en sus campus. En la mayor parte, deben posponerse. Se debe tener cuidado especial con las reuniones de 12 pasos. Algunos grupos programan reuniones en línea. Pero no todos los que dependen de una reunión en su campus pueden tener un plan de respaldo. Cualquier reunión de 12 pasos no debe tener más de diez personas, todas sanas y menores de 65 años, comprometidas con la higiene y el distanciamiento social.
  • Mañana tendremos más que decir sobre las operaciones y las finanzas de la iglesia. Por ahora, los miembros del personal que pueden trabajar desde casa deberían hacerlo. Los mayores de 65 años, laicos y ordenados deben auto aislarse. Háganos saber si necesita sugerencias sobre el clero de suministros.

Hasta que esta crisis disminuya, somos responsables por la salud y la prosperidad de los demás. Una autoridad que leí durante el fin de semana dijo que cada uno de nosotros debería comportarse como si estuviéramos enfermos, como si encarnamos el virus. Si lo hago, y si actúo con el amor de Cristo, entonces no haré nada que ponga en riesgo a un prójimo. Es una noción cuaresmal, cuando lo piensas. En el libro antiguo de oraciones, en la Confesión general, decíamos: “No hay salud en nosotros”.

Y, sin embargo, el evangelio nos ordena que nos comportemos en todo momento como si encarnamos a nuestro Dios en Cristo, como si no fuéramos naves con la enfermedad sino la cura. Resolvemos la paradoja al recordar que seguimos a un salvador que se derramó por un mundo sufriente y cuya resurrección invita a nuestro propio sacrificio al tiempo que garantiza nuestra seguridad.

Esto no es una invitación a la imprudencia. No arriesgue su salud ni la de nadie. Pero sé emocional y teológicamente temerario. En estos días de Cuaresma y crisis, no pierda ninguna oportunidad de hablar con Dios, servir a un hermano, reparar una relación, o estudiar y meditar en la santa palabra de Dios. Y recuerde la promesa de nuestro Señor, en los buenos tiempos y especialmente en los malos: “Estoy contigo siempre, hasta el fin de los tiempos”.

Una colecta para COVID-19

Dios de toda la creación, cuya gente preparó un tabernáculo para ti y lo llevó con ellos a través del desierto para que nunca estuvieran solos: si debemos aventurarnos en un paisaje transformado por la crisis, que seamos recipientes vivos de tu misericordia, gracia y amor. Recuérdanos que debemos llevar nuestro tesoro con cautela, con cuatro codos respetuosos entre nosotros y todos los demás tabernáculos. Haz de nosotros grandes latas de amabilidad, paciencia y perdón en los estacionamientos y en el mercado. Que seamos un bálsamo para los enfermos, aislados y aquellos pasados por alto y una amarga píldora para aquellos en el poder que no promueven lo mejor para toda su gente. En el nombre de Cristo, oramos. Amén.