(213) 482-2040

John Harvey Taylor

Thomas said to Jesus, “Lord, we do not know where you are going. How can we know the way?” Jesus said to him, ”I am the way, and the truth, and the life.” John 14:5-6

Just think of what we have accomplished in the weeks since March 17, when I suspended in-person worship in the Diocese of Los Angeles. We have discovered the capacity to worship on-line, and not just on Sundays. The Book of Common Prayer, embodying the rich Anglican tradition of non-eucharistic worship, has again become our daily companion. Long, nuanced phone conversations have replaced quick coffee hour chats. The diocese and many of our churches have continued and even expanded our food service ministries. Though none can know what the future holds, thousands are offering unstinting financial support to our churches and the diocese.

You have been magnificent. Yet while our shared spirit of Resurrection hope has enabled us to rise to the challenge, it hasn’t been easy for anyone.

Changes in our church practice mirror the new reality of individual and family life, from the complexities of shopping to the harrowing effects of deepened social isolation, especially for those who live alone or in convalescent facilities and are hospitalized without being able to receive visitors. Health care and essential workers who attend our churches, along with teachers and working parents with children at home, are under extraordinary pressure. Bearing the brunt of the economic downturn are essential undocumented workers with no rights or benefits and millions in our diocese who have been thrown out of work.

Our church families are our base camps for the work we do in the world, glorifying God and caring for God’s people. In a world transformed by the virus that causes COVID-19, the work will be plentiful in each community and neighborhood we serve. The Holy Spirit is also calling the church to unity of witness, together with all people of faith, on behalf of government policies that lift up all those who have be hurt the most by the health and economic crisis – locally, nationally, and globally.

With all this work to do — worship and praise, service and witness — our thoughts naturally turn to questions about how and when we will be able to return to our churches. Gathering in worship and fellowship before being sent out into the world, rejoicing in the power of the Holy Spirit, is our defining ritual. We miss it, and we need it. Our virtual worship is diaspora worship. At this stage of the pandemic, it is vital — our gift to those who are at greatest risk of illness. For their sake, for the sake of the whole body, we must continue as we are for as long as necessary even as we yearn hungrily for the sight of the places and people we love.

We must continue, but it is hard. My siblings in Christ, our pilgrim work in the season ahead is to live faithfully and abundantly between the public health imperative of separation and the theological imperative of return.

As for when and how we return, we cannot know the way except by following Jesus Christ’s way of love, as enunciated last week by Presiding Bishop Michael Curry in his word to the church. Watch and read it here. As he reminds us, the source of everything the faithful do is self-sacrificial, Christlike love. While states will differ about when to open their economies, love is constant. Politicians have to balance competing interests, but love outweighs them all. Our crisis could last for six months or two years, but love is forever.

To advise me about best practices for in-person worship in the shadow of COVID-19 and the light of love, I have asked the deans of our ten deaneries to serve as a council of advice. Bishop Bruce and Canons McCarthy and Satorius will join us in our deliberations. To guide their work, I have given them these principles:

Diocesan policy will conform strictly to State of California policy. The safety of the people of God is our paramount value.

Gov. Newsom said last week that he will permit in-person religious services, with adaptations and limits on size of gatherings, in stage three of California’s reopening. The timing of stage three, which could be weeks or months away, depends on our progress in testing, contact monitoring, protection of those most at risk, keeping hospitals from being overwhelmed, and other factors. The policy we adopt will depend on what the state says about size and other limitations.

Since some opportunity to be together again for worship is likely to precede clarity and confidence about serving the physical elements in a safe and theologically sound way, we will give consideration to using Daily Office liturgies at first.

Holy Eucharist is the foundation of our weekly worship. A few of our churches now offer virtual Holy Eucharist services according to the presiding bishop’s teaching about spiritual communion. Most are using Daily Office liturgies. But for nearly two months, almost none of us has had the physical sacrament.

The bread and wine are the outward signs of an inner, eternal truth. We are still and always the body of Christ, united and consecrated by grace. But we are hungry. We need food for the journey.

As we come together again, Eucharistic practice will be our biggest challenge. In a word, we don’t want people to fear the sacrament or their neighbor. No single subject is receiving more attention throughout The Episcopal Church. I am confident the Holy Spirit will guide us well and ensure that we continue to be fed for the work ahead.

Even if smaller churches in less dense communities could open the soonest, using the same timeline for all our churches will be healthiest spiritually for the whole body of the family of God in our diocese.

Our diocese’s geographical diversity is like that of a small nation – from the sea to the Colorado River, cities and suburbs, mountains, farmlands, and deserts. We don’t know yet if the governor’s rules will vary by region. Even if they do, here is a question for each pilgrim walking the way of self-sacrificial love: How do you feel about returning to church if your siblings elsewhere in the diocese can’t because they attend a larger church or live in a denser neighborhood? We will discern prayerfully about these and related questions.

In recovering what we love, we should be sure to claim all we have learned.

Historical change and crisis have often transformed and enlivened the church. They can help us clarify the purpose of our vocation. They drive the anxious and spiritually hungry to our door. They offer opportunities for people of faith to proclaim an alternative to the ways of the world when they are not rooted in equity, justice, and love.

We would not have wished for these days. And yet they are teaching us new ways to be church and spread the gospel of Jesus Christ by acts of praise, service, and witness. This our Resurrection promise. This is our Eastertide work. Staying together, discerning together, walking the way of love together, we will be stronger in Christ, mission, and ministry long after these days have passed.

Please pray daily for us, your diocesan servant leaders, as we pray for you. May our God in Christ continue to bless you and those you love.

___________________________________________________________________

Salud y Fuerza en la Comunidad VII

4 de mayo de 2020

Por el Obispo John Harvey Taylor

Tomás le dijo a Jesús: “Señor. No sabemos a dónde vas. ¿Cómo podemos saber el camino? Jesús le dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. Juan 14: 5-6

Solo piensen en lo que hemos logrado en las semanas transcurridas desde el 17 de marzo, cuando suspendí la adoración en persona en la Diócesis de Los Ángeles. Hemos descubierto la capacidad de adorar en línea, y no solo los domingos. El Libro de Oración Común, que encarna la rica tradición anglicana de la adoración sin eucaristía, se ha convertido nuevamente en nuestro compañero diario. Conversaciones telefónicas largas y matizadas han reemplazado las conversaciones rápidas de la hora del café. La diócesis y muchas de nuestras iglesias han continuado e incluso ampliado nuestros ministerios de servicio de alimentos. Aunque ninguno puede saber lo que sostiene el futuro, miles están ofreciendo apoyo financiero sin límites a nuestras iglesias y a la diócesis.

Han sido magníficos. Sin embargo, aunque nuestro espíritu compartido de esperanza de resurrección nos ha permitido enfrentar el desafío, no ha sido fácil para nadie.

Los cambios en la práctica de nuestra iglesia reflejan la nueva realidad de la vida individual y familiar, desde las complejidades de las compras, hasta los efectos desgarradores del aislamiento social más profundos, especialmente para aquellos que viven solos o en centros de convalecencia y están hospitalizados sin poder recibir visitas. La atención médica y los trabajadores esenciales que asisten a nuestras iglesias, junto con los maestros y los padres que trabajan con niños en el hogar, están bajo una presión extraordinaria. Experimentando la peor parte de la recesión económica son los trabajadores indocumentados esenciales, sin derechos ni beneficios, y millones de personas en nuestra diócesis que se han quedado sin empleo, ellos han sido los más afectados por la recesión económica.

Las familias de nuestras iglesias son nuestros campamentos base para el trabajo que hacemos en el mundo, glorificando a Dios y cuidando al pueblo de Dios. En un mundo transformado por el virus que causa COVID-19, el trabajo será abundante en cada comunidad y vecindario al que servimos. El Espíritu Santo también está llamando a la iglesia a la unidad de testimonio, junto con todas las personas de fe, en nombre de las pólizas gubernamentales que levantan a todos los que más han sido afectados por la crisis económica y de salud, local, nacional y global.

Con todo este trabajo por hacer -adoración y alabanza, servicio y testimonio- nuestros pensamientos naturalmente se convierten en preguntas sobre cómo y cuándo podremos regresar a nuestras iglesias. Reunirnos en adoración y compañerismo antes de ser enviados al mundo, regocijarnos en el poder del Espíritu Santo, es nuestro ritual definitorio. Lo extrañamos y lo necesitamos. Nuestra adoración virtual es la adoración de la diáspora. En esta etapa de la pandemia, es vital: nuestro regalo para aquellos que corren el mayor riesgo de enfermedad. Por su bien, por el bien de todo el cuerpo, debemos continuar como estamos durante el tiempo que sea necesario, incluso mientras anhelamos ansiosamente la vista de los lugares y las personas que amamos.

Debemos continuar, pero es difícil. Mis hermanos en Cristo, nuestro trabajo de peregrinos en la próxima temporada es vivir fiel y abundantemente entre el imperativo de separación de la salud pública y el imperativo teológico del regreso.

En cuanto a cuándo y cómo volvemos, no podemos conocer el camino, excepto siguiendo el camino del amor de Jesucristo, como lo enunció la semana pasada el Obispo Primado Michael Curry en su palabra a la iglesia. Mírenlo y léanlo aquí. Como él nos recuerda, la fuente de todo lo que hacen los fieles es sacrificado, amor cristiano. Mientras los estados diferirán sobre cuándo abrir sus economías, el amor es constante. Los políticos tienen que equilibrar intereses en competencia, pero el amor los supera a todos. Nuestra crisis podría durar seis meses o dos años, pero el amor es para siempre.

Para aconsejarme sobre las mejores prácticas para la adoración en persona a la sombra de COVID-19 y la luz del amor, le he pedido a los deanes de nuestros diez deanatos que sirvan como asamblea de consejos. La Obispa Bruce y las canónigas McCarthy y Satorius se unirán a nosotros en nuestras deliberaciones. Para guiar su trabajo, les he dado estos principios:

La política diocesana se ajustará estrictamente a la política del estado de California. La seguridad del pueblo de Dios es nuestro valor primordial.

El gobernador Newsom dijo la semana pasada que permitirá los servicios religiosos en persona, con adaptaciones y límites en el tamaño de las reuniones en la etapa tres de la reapertura de California. La medida del tiempo de la etapa tres, que podría tardar semanas o meses, depende de nuestro progreso en las pruebas, el monitoreo de contactos, la protección de los que están en mayor riesgo, evitar que los hospitales se vean abrumados y otros factores. La política que adoptemos dependerá de lo que diga el estado sobre el tamaño y otras limitaciones.

Ya que alguna oportunidad de estar juntos de nuevo adorando es probable que preceda la claridad y la confianza sobre el servicio a los elementos físicos de una manera segura y teológicamente sólida, daremos consideración primero al uso de las liturgias de la Oficina Diaria.

La Santa Eucaristía es el fundamento de nuestra adoración semanal. Algunas de nuestras iglesias ahora ofrecen servicios virtuales de la Santa Eucaristía de acuerdo con las enseñanzas del Obispo Primado sobre la comunión espiritual. La mayoría está usando liturgias de la Oficina Diaria. Pero durante casi dos meses, casi ninguno de nosotros ha tenido el sacramento físico.

El pan y el vino son los signos externos de una verdad interna y eterna. Somos todavía y siempre el cuerpo de Cristo, unidos y consagrados por gracia. Pero tenemos hambre. Necesitamos comida para el viaje.

Cuando nos reunamos nuevamente, la práctica eucarística será nuestro mayor desafío. En una palabra, no queremos que la gente tema al sacramento ni a su vecino. Ningún tema está recibiendo más atención en toda la Iglesia Episcopal. Estoy seguro de que el Espíritu Santo nos guiará bien y se asegurará de que sigamos siendo alimentados para el trabajo que tenemos por delante.

Incluso si las iglesias más pequeñas en comunidades menos densas pudieran abrirse lo antes posible, usar la misma línea de tiempo para todas nuestras iglesias será espiritualmente más saludable para todo el cuerpo de la familia de Dios en nuestra diócesis.

La diversidad geográfica de nuestra diócesis es como la de una pequeña nación: desde el mar hasta el río Colorado, ciudades y suburbios, montañas, tierras de cultivo y desiertos. Todavía no sabemos si las reglas del gobernador variarán según la región. Incluso si lo hacen, aquí hay una pregunta para cada peregrino en el camino del amor abnegado: ¿Cómo se siente al regresar a la iglesia si sus hermanos en otras partes de la diócesis no pueden porque asisten a una iglesia más grande o viven en un vecindario más denso? Discerniremos en oración sobre estas y otras preguntas relacionadas.

Al recuperar lo que amamos, debemos asegurarnos de utilizar todo lo que hemos aprendido.

El cambio histórico y la crisis a menudo han transformado y animado a la iglesia. Pueden ayudarnos a aclarar el propósito de nuestra vocación. Conducen a los ansiosos y espiritualmente hambrientos a nuestra puerta. Ofrecen oportunidades para que las personas de fe proclamen una alternativa a las formas del mundo cuando no están arraigadas en la equidad, la justicia y el amor.

No hubiéramos deseado estos días. Y, sin embargo, nos están enseñando nuevas formas de ser iglesia y difundir el evangelio de Jesucristo mediante actos de alabanza, servicio y testimonio. Esta es nuestra promesa de resurrección. Este es nuestro trabajo durante la temporada pascual. Permaneciendo juntos, discerniendo juntos, caminando juntos por el camino del amor, seremos más fuertes en Cristo, misión y ministerio mucho después de que pasen estos días.

Oren diariamente por nosotros, sus siervos líderes diocesanos, mientras oramos por ustedes. Que nuestro Dios en Cristo continúe bendiciéndolos a ustedes y a los que aman.