(213) 482-2040

The Rt. Rev. John Harvey Taylor, bishop of Los Angeles, issued the following pastoral letter on Jan. 18.

Martin Luther King Jr.

Over this long weekend, we’ve given thanks for the life of the Rev. Dr. Martin Luther King, Jr. and his teachings – his trinity of justice, love, and nonviolence – while praying for peace in all our state capitals and during the presidential inauguration on Wednesday.

Dr. King famously chastised the United States for not living up to our proclamation that all people are created equal. For nearly ten times longer than our nation has existed, the church has fallen short as well. In John’s gospel, we hear Jesus tell his Father, “I pray that they will all be one, just as you and I are one” (17:21, NLT). Yet we are still fractured along thousands of fault lines of sect and doctrine. Just ask two denominations, or even two parishes, that are grasping for Christian unity by trying to merge. It can be hard to do things differently or give up a little ground, and especially a little privilege, for the sake of our neighbor.

For us Christians, so too for us citizens. Many are calling for reconciliation before we have even learned the full story of the causes and consequences of the insurrection raised against the United States Congress on the feast of the Epiphany. The insurrectionists, almost all white, exhibited violent rage, including racial resentment and prejudice. Even after those responsible are brought to justice, a renewed sense of national unity is likely to remain elusive. Besides, “renewed” is not an especially useful word, since our prior episodes of unity or consensus occurred while millions of Americans were disenfranchised or marginalized – women, Blacks and other people of color, essential immigrant workers, and LGBTQ+ people.

Difficult as the work of accountability and reconciliation will be, our nation must do it if it is to thrive. We followers of the Risen Christ will play an indispensable role. In an August 1967 speech in Atlanta, Dr. King said that power without love is reckless and abusive, while love without power is sentimental and anemic. In this secularizing era, events have long since overtaken the shibboleth that true religion has no place in the public square. Who but people of faith will make sure that the exercise of power is guided by the law of love?

As faithful people, we are first neither Democrats nor Republicans. We join Presiding Bishop Michael Curry in the party of the way of love. We must bring our most hopeful selves to our ministry. In the anxiety of these days and weeks, may we remember, reencounter, and reembrace the optimism of the empty tomb. In my times of discouragement, I always find it helpful to count my blessings. Looking around the public square, I count at least three.

We have enjoyed the blessing of record voter turnout and a clear election outcome. Jesus said, “Give to the emperor the things that are the emperor’s” (Matt. 22:21). In a democratic republic, people give to government their consent and, when they choose, they revoke it. In November, nearly 67% of eligible voters cast ballots, the highest percentage in 120 years, encouraged both by the issues during a global pandemic and by reforms that made voting easier in most states. This is astonishingly good news for our country.

The outcome of this historic election expressed voters’ sacred will. Democratic and Republican officials in state governments and judges in courthouses affirmed the validity of the results. On Jan. 15, Bishop Bruce and I joined with our sibling bishops in the five other Episcopal dioceses in California in writing, “We honor the many thousands of election workers and officials of both parties who worked tirelessly, honestly, and at times in peril, to shepherd our nation through the election process.”

Our increasingly diverse electorate and elected leadership are blessings. In Galatians, Paul wrote about the pluralism of God: “There is no longer Jew or Greek, there is no longer slave or free, there is no longer male or female, for all of you are one in Christ Jesus” (3:28, NRSV). The gospel’s invitation to see the face of God in all people was almost impossibly radical in first-century Palestine. The sins of class, prejudice, and empire made life hard for almost everyone.

But even in his time, Jesus nevertheless wanted an abundant life for all people, “on earth as it is in heaven” (Matt. 6:10, NRSV). If we think Jesus isn’t interested in politics and policy, then we have to wonder how he expects those who serve God to effectuate the love in our hearts. By acts of personal grace and charity, of course – and in our time, such acts must include voting and making voting as easy as possible for everyone else so our leaders will exhibit the pluralism of the whole body.

That doesn’t make the government God or even God’s agent. It just keeps it from getting in God’s way by rendering people invisible or expendable to those who wield the state’s vast power. After all, Jesus came to affirm and extend the ministry of John the Baptist. When the crowds at the Jordan River asked John, “What then should we do?”, he gave them three rules: One about personal charity, and two about government officials, namely tax collectors and soldiers, behaving decently (Luke 3:10-14).

It is even a blessing to admit if change is hard. Torah records that, to those making their anxious way through the wilderness, God said this: “It is the Lord who goes before you. The Lord will be with you [and] will not fail you or forsake you. Do not fear or be dismayed” (Deut. 31:8, NRSV). While trusting in God’s providence in the midst of crisis and change is not always easy, we have recently received new warrant to do so. During the pandemic, our faith sustained us through changes in our worship practice that would have been unimaginable just a year ago. Told we would have to leave our churches behind and worship on our computers, we would have predicted that the church would not survive. And yet it has, because it is God’s church, and God needs it to continue the work of glorifying God and caring for God’s people.

By the same token, amid political transformation, some may be tempted by the fear that the movement of the democratic spirit won’t provide the leadership they prefer. Some may even feel that the United States is becoming unrecognizable to those who are used to its being a majority white, Judeo-Christian country. No matter what our beliefs, any one of us may be tempted to put our preferred outcomes ahead of the democratic process.

Perhaps these or other anxieties about political change have contributed to lingering skepticism about the election result. And yet we either believe in democracy, or we don’t. We trust in the genius of our constitutional system, or we don’t. We believe in the collective wisdom of a free people, or we don’t. We believe that God will sustain the nation if we honor our founding values, or we don’t. Our national creed, invoked by Dr. King, imperfectly observed for centuries, is that the more people vote, the more representative, responsive, and accountable government will be. The more people express their authentic hopes and fears by voting, the more a civic spirit blows across the land that is akin to the Holy Spirit.

If we’re afraid to trust in the movement of the civic spirit, we may find encouragement in Dr. King’s reflections during his last Sunday sermon, offered at Washington National Cathedral in March 1968. His words sound both theological and political. “We are tied together in the single garment of destiny, caught in an inescapable network of mutuality,” he said. “And whatever affects one directly affects all indirectly. For some strange reason I can never be what I ought to be until you are what you ought to be. And you can never be what you ought to be until I am what I ought to be.”

Or as Paul writes in Ephesians:

Speaking the truth in love, we must grow up in every way into him who is the head, into Christ, from whom the whole body, joined and knitted together by every ligament with which it is equipped, as each part is working properly, promotes the body’s growth in building itself up in love. (4:15-16, NRSV)

In the body politic today, our bonds, our ligaments, are strained, the fabric of our mutuality frayed. Amid crisis and change, we are tearing one another down instead of building one another up. In our families and parishes, we know what it feels like when people stop trusting one another, take up sides, and lose the capacity to understand the other side’s perspective. We experience just this kind of toxicity in our politics. We tend to demonize, objectify, and even dehumanize those who are different or who disagree.

At our Jan. 16 diocesan service for Dr. King, Bishop Curry renewed his call for a “cultivation of relationship across difference” – lowering our voices, listening to one another’s stories, and remembering that both we and those who are different and believe differently are beloved of God and made in God’s image for God’s purposes.

The Episcopal Church’s reconciliation ministry is called From Many, One: Conversations Across Difference. At the same time, our diocesan One in the Spirit initiative continues its work of expanding relationships and deepening connections across differences to strengthen our shared commitment to follow Jesus and do the transforming work of God’s love. We will have more to say about this work soon.

For now, let us give thanks for the birth and life of Dr. King and his vision of a beloved community, pray for a peaceful transition of power, and trust in the transformative work of the Holy Spirit and civic spirit, in our church and in our nation, in the days, weeks, months, and years ahead.

Let us pray:

Almighty God, we humbly beseech thee that we may always prove ourselves a people mindful of thy favor and glad to do thy will. Bless our land with honorable industry, sound learning, and pure manners. Save us from violence, discord, and confusion; from pride and arrogance, and from every evil way. Defend our liberties, and fashion into one united people the multitudes brought hither out of many kindreds and tongues. Endue with the spirit of wisdom those to whom in thy Name we entrust the authority of government, that there may be justice and peace at home, and that, through obedience to thy law, we may show forth thy praise among the nations of the earth. In the time of prosperity, fill our hearts with thankfulness, and in the day of trouble, suffer not our trust in thee to fail; all which we ask through Jesus Christ our Lord. Amen.
— “A Prayer for Our Country,” The Book Of Common Prayer, p. 820

Yours in Christ’s love,

The Rt. Rev. John Harvey Taylor
VII Bishop of Los Angeles


 

Las Bendiciones de Estos Días: Una Carta Pastoral sobre la Iglesia y Nuestra Vida Política

18 de enero del 2021

Durante este fin de semana largo, hemos dado gracias por la vida del Rev. Dr. Martin Luther King, Hijo y sus enseñanzas – su Trinidad de justicia, amor y la no-violencia – y hemos orado por la paz en todas las capitales estales durante la inauguración presidencial este miércoles.

Es bien sabido que el Dr. King reprendió a los Estados Unidos por no hacer honor a nuestra proclamación de que todas las personas han sido creadas iguales. Durante casi diez veces más de lo que nuestra nación ha existido, la Iglesia también ha fallado. En el evangelio de San Juan, escuchamos a Jesús decirle a su Padre, “ Te pido que todos ellos estén unidos; que como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, también ellos estén en nosotros.” (San Juan 17:21, DHH). Y, sin embargo, todavía seguimos divididos alrededor de miles de fallas de sectas y doctrinas. Solo pregúntenle a dos denominaciones, o aún a dos parroquias, que intentan buscar la unidad cristiana al tratar de incorporarse una con la otra. El hacer cosas de manera distinta o el ceder terreno, especialmente cuando se trata de un privilegio por el bien de nuestro vecino puede ser difícil.

Para nosotros los cristianos y también para nosotros los ciudadanos. Muchos están haciendo un llamado a la reconciliación aun antes de conocer la historia completa de las causas y consecuencias de la insurrección que se levantó en contra del Congreso de los Estados Unidos durante la fiesta de la Epifanía. Los insurrectos, casi todos blancos, demostraron una ira violenta, incluso resentimiento racial y prejuicio. Aún después de que aquellos responsables hayan sido traídos ante la justicia, es muy probable que experimentemos de manera muy vaga un sentido renovado de la unidad nacional. Además, el uso de la palabra “renovado” no es precisamente el más útil, ya que los episodios anteriores de unidad y consenso sucedieron mientras que millones de americanos eran marginalizados y privados de sus derechos – mujeres, negros y personas de color, trabajadores inmigrantes esenciales y personas de LGBTQ+.

Y aunque el trabajo de asumir responsabilidad y reconciliación será muy arduo, nuestra nación debe hacerlo para poder prosperar. Nosotros, los seguidores del Cristo Resucitado, desempeñaremos un papel indispensable. En un discurso dado en Atlanta en agosto de 1967, el Dr. King dijo que el poder sin amor se vuelve insensato y abusivo, mientras que el amor sin poder es sentimental y débil. En esta era secular, los sucesos recientes han demostrado que la idea vieja de que la verdadera religión no tienen ningún lugar en la plaza pública no es más que un tabú. ¿Porque, quién más que las personas de fe se asegurarán de que el ejercicio del poder sea guiado por la ley del amor?

Como personas de fe, no somos primero ni demócratas o republicanos. Nos unimos al Obispo Primado Michael Curry en el partido del Camino del Amor. Debemos traer nuestras mayores esperanzas a nuestro ministerio. Y que en el medio de la ansiedad de estos días y semanas recordemos, nos reencontremos y volvamos a acoger el optimismo de la tumba vacía. En mis momentos de desaliento, siempre encuentro que el contar mis bendiciones me ayuda. Y viendo alrededor de la plaza pública, yo puedo contar por lo menos tres.

Hemos gozado la bendición de una participación electoral récord y un resultado claro electoral. Jesús dijo, “Pues den al emperador lo que es del emperador” (Mateo 22:21). En una república demócrata, el pueblo le da al gobierno su consentimiento y, cuando ellos eligen, lo pueden revocar también. En noviembre, casi un 67% de votantes elegibles hicieron su voto, el porcentaje más alto en 120 años, motivados tanto por los asuntos de la pandemia global como por las reformas que hicieron más fácil las votaciones en la mayoría de los estados. Esta es una muy buena noticia para nuestro país.

El resultado de esta elección histórica expresa la voluntad sagrada de los votantes. Oficiales tanto demócratas como republicanos en los gobiernos estatales y jueces en tribunales afirmaron la validez de los resultados. El 15 de enero, la Obispa Bruce y yo junto con nuestras hermanas y hermanos obispos de las cinco otras diócesis episcopales de California nos unimos al escribir, “Honramos a los miles de trabajadores electorales y a los oficiales de ambos partidos que trabajaron incansable y honestamente y quienes en momentos de peligro guiaron a nuestra nación a través del proceso electoral.”

Nuestro cada vez más diverso electorado y liderazgo electo es una bendición. En Gálatas, Pablo escribe sobre el pluralismo de Dios: “Ya no importa el ser judío o griego, esclavo o libre, hombre o mujer; porque unidos a Cristo Jesús, todos ustedes son uno solo” (3:28, DHH). La invitación del evangelio de ver el rostro de Dios en todas las personas era extremadamente radical en la Palestina del primer siglo. Los pecados de la clase social, el prejuicio y el imperio hacían que la vida fuera algo muy difícil para casi todos.

Y aun así en su tiempo, Jesús, quería vida en abundancia para todas las personas, “en la tierra, así como se hace en el cielo” (Mateo 6:10, DHH). Si pensamos que Jesús no está interesado en política y leyes, entonces debemos preguntarnos cómo es que espera que aquellos que sirven a Dios puedan lograr el amor en sus corazones. Por medio de actos personales de gracia y caridad, por supuesto – y en nuestro tiempo, dichos actos deben también incluir el realizar nuestro voto y el hacer que el voto sea lo más fácil posible para todos, para que nuestros líderes reflejen el pluralismo de todo el cuerpo.

Eso no hace al gobierno Dios ni siquiera lo hace un agente de Dios. Simplemente evita que el mismo se ponga en el camino de Dios haciendo a las personas invisibles o desechables ante aquellos que ejercen el gran poder del estado. Después de todo, Jesús vino a afirmar y entender el ministerio de Juan el Bautista. Cuando las multitudes le preguntaron a Juan en el rio Jordán, “¿Qué debemos hacer?”, él les dio tres reglas: una sobre la caridad personal, y dos sobre los oficiales del gobierno, específicamente sobre los cobradores de impuestos y soldados, que deberían comportarse de manera honesta (Lucas 3:10-14).

Y es aún una bendición el admitir si el cambio ha sido difícil. El Torá dice que para aquellos que de manera ansiosa caminan hacia el desierto, Dios dice esto: “El Señor mismo irá delante de ti, y estará contigo; no te abandonará ni te desamparará; por lo tanto, no tengas miedo ni te acobardes” (Deuteronomio 31:8, DHH). Y aunque el confiar en la providencia de Dios en el medio de la crisis y el cambio no es siempre fácil, recién hemos recibido una nueva garantía para hacerlo. Durante la pandemia, nuestra fe nos ha sustentado a través de cambios en nuestra práctica de adoración que ni nos hubiéramos imaginado ni siquiera un año atrás. Si se nos hubiera dicho que tendríamos que dejar nuestros templos por un lado y utilizar nuestras computadoras para nuestra adoración, hubiésemos predicho que la iglesia no iba a sobrevivir. Más, sin embargo, lo ha hecho, porque es la iglesia de Dios, y Dios necesita que continúe el trabajo de glorificar a Dios y de cuidar al pueblo de Dios.

Y al mismo tiempo, en el medio de una trasformación política, algunos pueden verse tentados por el miedo, que el movimiento del espíritu democrático no proveerá el liderazgo que ellos prefieren. Algunos quizás hasta puedan sentir que los Estados Unidos se ha vuelto irreconocible para los que estaban acostumbrados a ver un país de mayoría blanca y judeo-cristiano. No importa cuales son nuestras creencias, cualquiera de nosotros puede verse tentado a poner nuestras preferencias antes del proceso democrático.

Quizás estas y otras ansiedades con respecto al cambio político han contribuido a un escepticismo persistente acerca de los resultados electorales. Y, sin embargo, o creemos en la democracia o no lo hacemos. Confiamos en la genialidad de nuestro sistema constitucional, o no confiamos. Creemos en la sabiduría colectiva de un pueblo libre, o no creemos. Creemos que Dios sustentará la nación si honramos nuestros valores fundamentales, o no creemos. Nuestro credo nacional, invocado por el Dr. King y acatado de manera imperfecta durante siglos, es que a medida que más personas voten, el gobierno estará más representado, y será más receptivo y más responsable. A medida que más personas expresen sus esperanzas y temores auténticos por medio del voto, así también un espíritu más cívico soplará a través de nuestra tierra semejante al Espíritu Santo.

Si tenemos miedo de confiar en el movimiento del espíritu cívico, puede que encontremos ánimo en las reflexiones del Dr. King durante el último sermón que ofreció en la Catedral Nacional de Washington en marzo de 1968. Sus palabras suenan tanto teológicas como políticas. “Estamos atados juntos en un mismo tejido del destino, atrapados en una red de mutualidad inevitable,” dijo. “Y sea lo que sea que afecte a uno directamente, afectará a todos de manera indirecta. Por alguna razón extraña, yo nunca puedo ser lo que debo ser hasta que tú seas lo que tienes que ser. Y tú no puedes ser lo que debes ser hasta que yo sea lo que debo ser.”

O como Pablo escribe a los efesios:

Más bien, profesando la verdad en el amor, debemos crecer en todo hacia Cristo, que es la cabeza del cuerpo. Y por Cristo el cuerpo entero se ajusta y se liga bien mediante la unión entre sí de todas sus partes; y cuando cada parte funciona bien, todo va creciendo y edificándose en amor. (4:15-16, DHH)

En el cuerpo político de ahora, nuestros lazos, nuestros ligamentos, se encuentran dislocados, el tejido de nuestra mutualidad está deshilachado. En el medio de crisis y cambio, nos estamos desmoronando uno al otro, en vez de levantarnos. En nuestras familias y parroquias, sabemos lo que se siente cuando paramos de confiar uno del otro, o cuando tomamos partido y perdemos la capacidad de entender la perspectiva del otro. Estamos experimentando esta clase de toxicidad en nuestra política. Tenemos la tendencia de demonizar, despersonalizar y hasta deshumanizar a aquellos que son diferentes a nosotros o que no están de acuerdo con nosotros.

Durante nuestro servicio diocesano del 16 de enero en celebración del Dr. King, el Obispo Curry renovó su llamado para “la cultivación de relaciones a través de las diferencias” – el bajar el volumen de nuestras voces, el escuchar la historia de la otra persona, y el recordar que tanto nosotros como la otra persona que es diferente o que piensa diferente a nosotros es un ser amado de Dios y hecho a la imagen de Dios y para los propósitos de Dios.

El ministerio de reconciliación de la Iglesia Episcopal se llama De muchos, Uno: Diálogos a través de la diferencia. Y al mismo tiempo, nuestra iniciativa diocesana Uno en el Espíritu continua su trabajo de expandir las relaciones y profundizar las conexiones a través de las diferencias para fortalecer nuestro compromiso mutuo de seguir a Jesús y de realizar el trabajo transformador del amor de Dios. Tendremos mucho de que conversar acerca de este trabajo prontamente.

Por ahora, demos gracias por el nacimiento y vida del Dr. King y su visión de una comunidad amada, oremos por una transición pacífica de poder y confiemos el trabajo transformador del Espíritu Santo y del espíritu cívico, en nuestra iglesia y en nuestra nación, en los días, semanas, meses y años por venir.

Oremos:

Omnipotente Dios, que nos has dado esta buena tierra por heredad: Humildemente suplicamos tu ayuda para mostrarnos siempre como un pueblo reconocido de tu favor y gozoso de hacer tu voluntad. Bendice nuestro país con labor honorable, conocimiento íntegro y costumbres virtuosas. Guárdanos de toda violencia, discordia y confusión; de orgullo, arrogancia y de todo mal camino. Defiende nuestras libertades, y forja un pueblo unido de las multitudes que han venido aquí de las diversas naciones y lenguas. Inviste con el espíritu de sabiduría a quienes en tu Nombre confiamos la autoridad del gobierno, para que haya justicia y paz en el país y que, por medio de la obediencia a tu ley, manifestemos tu alabanza entre las naciones de la tierra. En tiempo de prosperidad, llena nuestros corazones de gratitud, y en el día de la angustia, no permitas que nuestra confianza en ti desfallezca; todo lo cual te pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
— “Oración por la Patria,” El Libro de Oración Común, p. 710

Suyo en el amor de Cristo,

El Rvdmo. John Harvey Taylor
VII Obispo de Los Ángeles